¡ES LA HORA DEL HOSPITAL DEL PUEBLO!

¡ES LA HORA DEL HOSPITAL DEL PUEBLO!

La Universidad tiene su proyecto de reconversión para el Hospital de Clínicas, partiendo de la necesidad  de reformar el edificio que se encuentra severamente deteriorado en varias áreas, se llegó a un proyecto de re­funcionalización que apunta tener un Hospital Universitario para el siglo XXI.

El proyecto no se trata sólo de un mejoramiento de las condiciones edilicias, sino de un transformación profunda del Hospital, cambiando su esquema de funcionamiento al crearse nuevas áreas críticas, de cuidados moderados, ambulatorias; áreas docentes que incluyen espacios para la enseñanza y la investigación, áreas para los servicios de apoyo; generando nuevas circulaciones específicas acorde a las nuevas áreas. Es el resultado de un profundo debate en torno a qué Hospital quiere la Universidad, que implicó también la aprobación de una nueva ordenanza que cambia la forma de dirección y gestión.

Pero el Hospital de Clínicas se encuentra hoy en una situación delicada, con condiciones edilicias que comprometen la calidad de la asistencia, como también las condiciones de estudio de miles de estudiantes y las condiciones laborales de cientos de trabajadores docentes y no docentes.

A esta situación se llega debido al atraso presupuestal al que ha sido sometido durante décadas, situación agravada por su no inclusión en el Sistema Nacional Integrado de Salud creado en el 2007, existiendo hoy una situación donde el Hospital de Clínicas asiste a más de 150.000 usuarios al año pero no recibe dinero por ello. Su presupuesto le es otorgado dentro del rubro educación, sin tomar en cuenta la cuantía de la asistencia que realiza y siendo parte del presupuesto universitario, del que representa el 22%.

La situación se agudizó tras el último quinquenio, 2010­2015, donde recibió 68 de los 422 millones de pesos que solicitó, es decir, apenas un 16%. Es claro que con un retaceo presupuestal de esa magnitud no es posible lograr una buena gestión de un hospital.

La obra edilicia para poner a punto el hospital y transformarlo tiene un costo de unos 120 millones de dólares.

El Gobierno Nacional se comprometió públicamente a realizarla, y por ello en el pedido presupuestal de 2015 la Universidad solicitó un monto de 11 millones de dólares para iniciar estas obras. Sin embargo el presupuesto diseñado por el Poder Ejecutivo y finalmente votado por el Parlamento no otorgó recursos para obras en el Hospital de Clínicas.

Como alternativa se planteó financiar las obras a través de la ley de Participación Público Privada, para lo cual se contrató a las consultoras privadas CPA Ferrere y Globesalud para que hicieran una propuesta de remodelación del Hospital utilizando el esquema PPP.

La propuesta generó fuertes resistencias en la Universidad, porque lo que se planteaba no respondía a las necesidades del Hospital, era lo contrario, se buscaba una obra que fuera rentable para el inversor privado. Por ello la consultoría proponía desafectar áreas enteras del Hospital para destinarla “a fines comerciales”, construir un nuevo edificio al costado del actual, y como forma de “asegurar rentabilidad” la tercerización de servicios, pasando rubros que actualmente se realizan con personal universitario a manos del inversor privado. Este mecanismo además de implicar un gasto total de dinero público mayor que el capital original de la inversión y sus intereses, requiere adaptar el proyecto académico asistencial pensado desde la Universidad a los objetivos de rentabilidad del inversor privado.

Desde el Ministerio de Economía se fundamenta que la PPP es la única opción que pueden ofrecer porque de otra forma se afectaría el déficit fiscal y la deuda pública, y es un objetivo de la política económica reducir ambos saldos.

Nosotros no compartimos estos fundamentos, la obra del Hospital dura al menos 6 años, lo que implica un costo promedio de 20 millones de dólares por año, cifra muy menor cuando se la compara con el presupuesto del estado uruguayo que supera los 13.000 millones de dólares anuales.

Tampoco puede decirse que esos 20 millones de dólares anuales que requiere la obra del Hospital son significativos frente a una deuda pública neta que asciende a los 12.450 millones de dólares ni frente al déficit fiscal anual que el gobierno pretende disminuir y que hoy está en 1.800 millones de dólares.

La situación es más discutible aún si tomamos en cuenta que las exoneraciones fiscales que se otorgan mediante diversos mecanismos a inversiones privadas superan los 2.400 millones de dólares por año.

Pero la obra del Hospital de Clínicas es urgente y por ello la Universidad tiene hoy una alternativa para financiarla que contempla los objetivos macroeconómicos del gobierno.

La propuesta implica que un inversor privado invierta y comience a cobrar una vez terminada la obra, y que dicho momento la Universidad obtenga los dineros para pagar mediante la reducción de los aportes patronales que hoy paga a la seguridad social en un monto de 19,5% del salario nominal de sus trabajadores y que significan 46 millones de dólares anuales.

La propuesta es moderada pues su cálculo se basa en pedir una reducción de esos aportes al 10% durante el periodo de pago. Y en este fundamento no puede dejar de señalarse que en el Uruguay las instituciones de educación privadas están totalmente exoneradas de este aporte, lo cual es una evidente situación de desigualdad que desfavorece a la Educación Pública.

La propuesta ofrece un interés de un 6% anual al inversor, es evidente que la obra costará bastante más dinero con esta forma de financiamiento y que incluye el lucro empresarial a costa de los dineros públicos.

Nosotros creemos que lo que corresponde es que el estado financie en su presupuesto las obras del Hospital más grande del país y principal formador de los recursos humanos. Pero la situación no puede esperar más, y por ello aceptamos esta fórmula de financiamiento, que tiene la premisa fundamental de respetar el proyecto universitario de nuevo Hospital de Clínicas, garantizando la autonomía de la Universidad.

Para difundir y defender la propuesta universitaria a instancias de la FEUU y la UTHC se ha creado el Movimientos “Todos por el Clínicas” al que ya se han sumado AFFUR, ADUR y el PIT-CNT.

Desde el Frente de Participación Estudiantil Susana Pintos llamamos a todos los universitarios comprometidos y a la ciudadanía en general, a sumarse a este Movimiento por el Hospital de Clínicas, con el objetivo de poner a nuestro hospital universitario a la altura que el país y su pueblo merecen.

El Gobierno no tiene ahora excusa ya que se contemplan sus reparos, llegó la hora de que honre su palabra y acepte la propuesta de la Universidad.

hc_logo_mov

No Comments

Add your comment