Lucha estudiantil en Chile: contra la institucionalidad neoliberal y sus reformas, a unir y luchar por la democratización

Lucha estudiantil en Chile: contra la institucionalidad neoliberal y sus reformas, a unir y luchar por la democratización

Las movilizaciones estudiantiles se encuentran en un punto de difícil situación. Por un lado, las movilizaciones que estallaron con la llamada a la “ofensiva” de un sector político del estudiantado, respaldado por algunas fuerzas juveniles de Gobierno y por otros sectores políticos, ya están en a la baja, varias universidades vuelven a clases, lo mismo que los liceos y colegios que se movilizaron. Por el otro lado, el Gobierno neoliberal de la Nueva Mayoría, viendo la desmovilización, lanzó su proyecto de ley que modifica el sistema de educación universitaria.

Esto genera que el movimiento estudiantil tenga poca capacidad para enfrentar el proyecto de ley, tanto para rechazarlo como para obligar al Gobierno a abrir espacios en donde los estudiantes tengan incidencia en su modificación, y así poder buscar mecanismo para que el proyecto de educación superior este en razón de los intereses de los estudiantes movilizados.

¿Por qué llegamos a esta situación?

El movimiento estudiantil que se ha caracterizado desde finales de los 90 como un actor social relevante, con capacidad de movilizarse, sobre todo desde el 2006 con la llamada “revolución pingüina” y posteriormente el 2011, con capacidad de generar una agenda país tanto para el gobierno, los medios de comunicación y en el resto de la sociedad, siempre con una legitimidad amplia por sus reivindicaciones que expresan el sentir de una amplia mayoría de la población de nuestro país.

Pese a eso, el movimiento estudiantil choca con algunos limites importantes. Por una parte, la institucionalidad dictatorial sigue totalmente vigente, lo que impide que cualquier demanda de amplios sectores sociales se consagre constitucionalmente. Los sectores neoliberales son dominantes y tienen la hegemonía en casi todos los partidos políticos que tienen representación en el Congreso chileno, sectores que son respaldados y financiados por los conglomerados educacionales que lucran con la educación. Esto es una gran barrera, considerando que tampoco se ha cambiado la Constitución que rige Chile, ideada e impuesta en la dictadura de Pinochet.

Por otra parte, en el movimiento estudiantil se repiten repertorios de protesta que con los años, han vuelto una rutina al movimiento en sí, no acercando a más sectores sociales ni a los trabajadores, lo que ha causado un cierto “encierro” del problema dentro de la institucionalidad educativa, más que un cuestionamiento más grande. Esto por otra parte es complementado por llamados a “ofensivas” que no tienen un respaldo de apoyo real o a conversaciones con el ministerio que tienen escaso poder de negociación.

En este año, aún con ese contexto el movimiento estudiantil logró instalarse y poner temas en la agenda educacional, pero el Mineduc cerró sus puertas y espero hasta que poco a poco los estudiantes sufrieran el peso de una movilización, el desgaste de una movilización forzada fue haciendo su efecto, y cuando ya tenía listo el proyecto y viendo la situación de que poco a poco se iban bajando las tomas y paros de las casas de estudió, lanzó el proyecto, golpeando a los distintos procesos de movilización, dejándolos con una desorientación táctica.

¿Qué busca el proyecto educacional de la Nueva Mayoría?

Con la promesa de la educación gratuita la Nueva Mayoría pretendió limpiarse el rostro neoliberal y de una u otra manera cooptar las demandas de los estudiantes, pero al poco andar de su gobierno demostró que no cumpliría con el deseo de los estudiantes y sus familias.

En resumen el proyecto de educación superior desplaza la educación gratuita hasta un tiempo indeterminado, aumenta un poco la cantidad de estudiantes beneficiados con la supuesta gratuidad, que es más bien un nuevo tipo de beca. Hoy solo hay 125.392 estudiantes beneficiados con la gratuidad, con casi más de 1 millón de estudiantes matriculados en las universidades. A lo que se agrega que el proyecto educacional regulariza y pone distintos requisitos para que el Estado entregue dinero a las universidades tanto estatales como privadas, crea un organismo fiscalizador como es Subsecretaría de Educación Superior, además de la  subsecretaría al Consejo de Rectores de  las Universidades Chilenas y a un Consejo de Rectores. A su vez el proyecto tampoco termina con las lógicas antidemocráticas de los estatutos de cada universidad, originados en tiempos de la dictadura de Pinochet.

Por otra parte, no aumenta de manera importante el financiamiento a las universidades del Estado, las universidades privadas siguen recibiendo financiamiento, por lo tanto con platas del Estado lucran y expanden sus negocios con empresas paralelas.

En definitiva el proyecto mantiene el Estado subsidiario, no eliminas las lógicas de mercado de la educación superior, pero regulariza algunas materias, en pocas palabras, realiza un ajuste al modelo neoliberal en materia educacional.

¿Qué hacer frente a esta situación?

Como Juventud Rebelde Miguel Enríquez (estructura juvenil del MIR), hemos venido planteando la necesidad de priorizar algunos puntos que son necesarios que sean asumidos por el estudiantado, los cuales son:

1. Educación gratuita y estatal.

2. Término del CAE y condenación de las deudas contraídas por el crédito.

3. Tipificación del lucro como ilícito penal.

4. Transparencia financiera en las universidades privadas, centros de formación técnica e institutos profesionales.

5. Derogación de la ley reservada del cobre.

6. Destinar aporte de CODELCO a educación y otros derechos sociales.

7. Cambio constitucional para el aseguramiento de la educación como un derecho.

Esto en razón de lograr mantener al estudiantado movilizado, pero concentrándose en puntos de suma importancia para la educación y para la democratización de la sociedad chilena, con lo cual podría, y hacia eso debemos apuntar, lograr la unidad con otros sociales de la educación como son los docentes y los funcionarios, así como fuera este como son los trabajadores en general. Es decir, levantar reivindicaciones sensible para la gran mayoría de los estudiantes y para el pueblo en general, que nos permitan modificar de manera sustancia el proyecto del Gobierno, pero a la vez nos de la fuerza para continuar presionando, porque es claro que mientras no se consiga la educación gratuita y estatal no podemos detener nuestras movilizaciones.

Pero el movimiento estudiantil, el conjunto del movimiento político y social, debe pasar a tratar dos temas que urgen ser tratados y levantados como demandas que aglutinen a todos los sectores, esto son el cambio constitucional y una profunda discusión sobre el cambio, a nivel económico, del modelo neoliberal.

Sabemos, y por eso lo planteamos, que si no se logra cambiar la Constitución, dando termino al Estado subsidiario difícilmente se podrá dar termino a la continua privatización de la educación. Lo que debe ir acompañado de una reflexión profunda sobre nuestro modelo de desarrollo, buscando una nueva estrategia que permita que nuestra economía rompa con la dependencia y el subdesarrollo, aplicando la máxima de José Carlos Mariategui, “No es posible democratizar la enseñanza de un país sin democratizar su economía y sin democratizar, por ende, su superestructura política”.

Mientras solo nos quedemos discutiendo el proyecto de ley de la ex Concertiación, nos iremos encerrando en la mera discusión técnica, debemos abrir paso a una fuerza politizada, organizada y movilizada que tenga como banderas la democratización de la sociedad. El movimiento estudiantil tiene mucho que aportar, por eso no puede seguir solo tratando temas educativos, sino que abrirse paso a otras temas, como el fin del actual sistema de las Administradoras de Fondo de Pensiones (AFP), aumento del sueldo mínimo, una serie de demandas, todas las cuales deben sintetizarse en una nueva Constitución, a través de una Asamblea Constituyente.

Javier Duharte S.
Secretario General FEUSCH / Militante del MIR – JRME

No Comments

Add your comment