Uncategorized

La victoria fue la lucha

La batalla por la educación pública es una lucha por los derechos del pueblo uruguayo. Es una batalla constante y no únicamente presupuestal; la damos en las calles cuando exigimos un presupuesto justo para la Educación, y en los órganos de cogobierno defendiendo la calidad de nuestra enseñanza y exigiendo mejores condiciones de estudio y de trabajo. Es una pelea para ver hacia qué lado inclina la balanza, si en pos de los intereses del capital que requiere mantener su tasa de ganancia bajando los costos, lo que implica bajar los salarios de forma directa, y de forma indirecta disminuyendo el presupuesto público o si la logramos inclinar a favor del pueblo, garantizando a los trabajadores el acceso a una educación digna y de calidad, y convirtiéndola en un factor para el desarrollo de nuestro país.

El acceso democrático a una educación de calidad es un derecho que debe estar garantizado por el estado. Esto implica que existan las condiciones materiales para el óptimo desarrollo de la actividad educativa, cuestión que hoy no se está cumpliendo. Es por esto que el año pasado bajo la consigna del 6% del PBI para la ANEP y UdelaR nos movilizamos junto a todos los gremios y sindicatos de la educación. Este trabajo significó un enorme esfuerzo de muchos compañeros por llegar a todo el estudiantado, logrando un despertar del movimiento estudiantil uruguayo; que por primera vez en muchos años salió de a miles a luchar por un presupuesto digno y en defensa de la Educación Pública.

Desde el Frente de Participación Estudiantil Susana Pintos militamos con firmeza y entusiasmo en cada lugar donde nos encontramos, con el fin de que todos los estudiantes sean conscientes de esta realidad, buscando encontrar cada vez más compañeros comprometidos junto a los que luchar por nuestros derechos. Entendemos que la tarea militante es un compromiso desde la base para fortalecer cada espacio donde estemos y los gremios estudiantiles deben ser actores vivos, llenos de propuestas e ideas donde la libertad de tendencias es un elemento sumamente necesario para aumentar la participación y elevar el nivel de debate en el seno del movimiento estudiantil. También es fundamental lograr un trabajo amplio, unitario y comprometido ante reivindicaciones comunes, generando una unidad real en la lucha.

Este año frente a la propuesta del gobierno de recortar el aumento resuelto para la UdelaR en el 2017, tuvimos que salir a pelear por evitar este recorte, y mantener el magro aumento conseguido el año pasado. Para el período 2016-2017 el gobierno otorgó el 30% del presupuesto que la Udelar necesitaba. El presupuesto entero para el período de 2018 a 2020 directamente no se voto, dejando a la Universidad en una situación de gran precariedad por la imposibilidad de planificar políticas educativas a mediano plazo, haciendo imposible diseñar un plan de becas o incluso abrir cargos docentes para atender la creciente demanda estudiantil. Esto significa que nuestra lucha hoy sigue siendo por el 6% del PBI para anep udelar, sin embargo, atacar este recorte antipopular es una pelea necesaria donde debemos generar conciencia sobre los problemas que tiene la educación pública y la necesidad del aumento de presupuesto.

Como resultado de la lucha llevada adelante desde la intergremial universitaria el artículo que planteaba el recorte de fondos a la universidad fue modificado en la cámara de diputados, evitando finalmente el recorte del el aumento previsto para la Udelar en el 2017. Esta victoria de los gremios Universitarios no es otra cosa que la defensa de lo ya conquistado por la movilización popular en el 2015.  Sin embargo las necesidades y urgencias insatisfechas que persisten en nuestro Sistema Educativo y particularmente en la Universidad continúan siendo postergadas. La incapacidad de desarrollar nuevos programas académicos, de desarrollar el plantel docente y no docente de todos los servicios, de atender a las necesidades de los miles de estudiantes que no acceden a la Universidad por motivos económicos, y de los que no logran ingresar por falta de cupos en diversas carreras, son algunos de los problemas urgentes que persisten, y a los que solamente con un presupuesto digno podremos dar respuesta.

Sumado a esto, se profundiza la postergación del Hospital de Clínicas, el cual cumple un rol fundamental en cuanto a su relevancia en la formación de los recursos humanos en salud de nuestro país, así como en la colaboración que brinda al resto del sistema de salud a nivel de la atención a la población. En este último período de gobierno no solo no se busca una real solución a  se avanza en la incorporación del HC al Sistema Nacional Integrado de Salud, a pesar de que atiende una gran cantidad de pacientes de ASSE pro no recibe presupuesto por ello, sino que se financia en su totalidad con presupuesto educativo que recibe la Udelar. Frente a esta situación crítica el gobierno propone como única solución financiar las obras de remodelación de la planta física, las cuales son imprescindibles para el buen funcionamiento del hospital, mediante un mecanismo de participación público privada. Esta propuesta es insostenible tanto a nivel político como económico ,vulnerando la autonomía universitaria y dejando al descubierto los costos que este proyecto tendrá para el Estado uruguayo.

Frente a la postergación presupuestal y la negativa del gobierno de convertir a la Educación Pública verdaderamente en una prioridad; las carencias y urgencias que aún conviven dentro de las instituciones educativas de todos los niveles; los reiterados intentos de atropello a la autonomía y cogobiernos universitarios y sobre todo, ante la confirmación de que solamente la lucha podrá torcer el brazo al gobierno; la acción unificada de todos los actores de la educación podrá lograr mejoras reales en la calidad de la enseñanza pública de nuestro país. Debemos seguir luchando para conquistar el 6% del PBI para ANEP y Udelar en la próxima rendición de cuentas desenmascarando las falacias del gobierno sobre la escasez de recursos y su clara intención de defender intereses ajenos al pueblo uruguayo.

En la marcha del 9 de agosto la victoria fue la lucha, marcando un paso firme en la defensa de la educación pública. Mostrando una antesala para un conflictivo 2017, que nos encontrará a todos peleando unida y organizadamente por la conquista de un 6% del PBI para ANEP-UdelaR.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>