Uncategorized

Sobre la situación en Brasil

La semana pasada se consumó la destitución de Dilma Rousseff del cargo de Presidenta y ha asumido Michel Temer, su vice-presidente. Vale mencionar que dentro de la institucionalidad se estaría ante una asunción legal pero para el análisis debemos dejar de lado el hecho de si Dilma es culpable o no, ya que la constitución no es un manual neutral del cómo accionar sino una construcción política dentro del marco del Estado burgués para justificar la opresión hacia los sectores populares.

Dilma asumió en el año 2011 sucediendo al gobierno de Lula que gobernaba desde el 2003. En el año 2014 se cumplen once años consecutivos de gobierno del Partido de los Trabajadores (PT) y Dilma es reelecta gracias a una alianza electoral con el Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB) colocando a Michel Temer como vicepresidente.

Durante ese período la estructura económica no cambió, el país se modernizó, se amplió la frontera agrícola, se multiplicó la explotación de minerales y se alcanzó la autosuficiencia en la producción y utilización del petróleo convirtiéndose en una de las más poderosas economías mundiales. Aun así, los gobiernos de Brasil no pueden eludir la corrupción, las grandes inversiones del capital internacional atraído por las altas tasas de intereses, la venta de decenas de miles de hectáreas de tierras a las transnacionales, la implantación del monocultivo de la soja, el fomento del extractivismo de hierro y otros minerales, los recortes de las pensiones de jubilación y los millones de campesinos sin tierras.

En nuestra Latinoamérica, la crisis está llegando y los distintos gobiernos deben decidir sobre quién recargar su peso. Ante la necesidad de los sectores dominantes de mantener la ganancia, en general la respuesta es que las consecuencias recaigan sobre los hombros de los trabajadores. Esto lo han realizado tanto los gobiernos progresistas de nuestro continente, como aquellos que se plantean como directos representantes de las tradicionales clases dominantes. Para que esto se lleve adelante se recrudecen las medidas represivas y de ajuste, sucede en el Uruguay, basta ver el aumento del presupuesto para el aparato represivo en los últimos años y las últimas medidas del gobierno en torno al presupuesto público. Y de manera más profunda en Argentina y Brasil donde el capital ha colocado representantes más directos.

La respuesta al avance de la burguesía en desmedro de la clase trabajadora debe ser siempre la organización y la lucha popular, independientemente de quien esté en el gobierno. Vemos la asunción de Temer como un avance profundo del capital. El pueblo brasileño enfrenta tiempos difíciles y la criminalización de la protesta social es moneda corriente. El PT paga el precio de alejarse de los movimientos sociales, del campo popular y de realizar políticas en conciliación con el capital, lo que tiene un correlato directo con el apoyo popular a su gobierno, el cual no es suficiente para evitar la destitución El pueblo paga el precio del capitalismo, de la anarquía de la producción y de los conflictos internos de la burguesía.

Reiteramos lo que declaramos en nuestro último congreso:

Hoy, la izquierda consecuente y antiimperialista debe retomar la ofensiva. La defensa de la soberanía nacional es la lucha contra la extranjerización y el neocolonialismo, es la recuperación de nuestros recursos naturales. Es el combate a la privatización y a las exoneraciones al gran capital. Es el fortalecimiento de la educación y la salud públicas. Es el apoyo solidario e internacionalista a la autodeterminación de los pueblos del mundo. Es la disputa por la autonomía y el cogobierno en toda la educación pública. Es la defensa de los derechos de los trabajadores y el combate a las tercerizaciones y la precarización. Es la pelea contra la criminalización de los jóvenes y la protesta social, contra la represión y la estigmatización.

¡Vai Ter Luta!
Frente de Participación Estudiantil – Susana Pintos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>