Uncategorized

A pesar de las acciones para quebrar la unidad de la Universidad, continuaremos en la lucha por el proyecto universitario del Hospital de Clínicas.

Montevideo, 14 de setiembre del 2016

Anoche en el Consejo Directivo Central de la Universidad de la República se resolvió, con los votos de la FEUU y egresados en contra, inscribir el proyecto universitario de Hospital de Clínicas, en el MEF bajo la modalidad de Participación Público Privada (PPP) para financiar las obras de refuncionalización del mismo.

Hemos denunciado en variadas ocasiones las consecuencias negativas que tendrá para el Hospital de Clínicas, para la Universidad y para todo el pueblo uruguayo el avanzar en este sistema de financiación. Así como también hemos denunciado el ahogo presupuestal constante que se viene realizando hace años y por varios gobiernos que deja al hospital en la situación deplorable en la que se encuentra.

No podemos llamar de otra forma que no sea hipocresía, al accionar del poder político y en particular del poder ejecutivo, que en discursos de campaña electoral y en sucesivas intervenciones públicas reivindican la importancia de la Educación y de la Salud Públicas mientras que en las acciones niegan el presupuesto necesario para el buen funcionamiento de las mismas.

Nosotros como estudiantes organizados y de izquierda somos consecuentes con la concepción de que la educación y la salud son derechos humanos inalienables. Y es desde esta concepción que enmarcamos nuestra práctica militante y nuestro programa. Es por esto que hacemos más que nuestra la causa de tener un Hospital Universitario de calidad, dedicado a formar los mejores profesionales y atendiendo las necesidades asistenciales de los sectores más carenciados de nuestro pueblo.

No es otra cosa que chantaje el dejar que el Hospital Universitario alcance una situación tan crítica que debe comenzar a cerrar partes de sus áreas para luego plantear que el único mecanismo para arreglarlo es a través la Participación Público Privada. Y esto es lo que realizó el gobierno sin estar nunca dispuesto a negociar. Forzando a la Universidad a tener que decidir entre mantener un Hospital de Clínicas que se viene abajo o privatizar gran parte de su funcionamiento para arreglarlo.

Prueba de lo anterior es la retención por parte del Poder Ejecutivo de 55 millones de pesos destinados al Hospital de Clínicas mediante el acuerdo con ASSE que fueron aprobados por el PARLAMENTO NACIONAL en la Ley de Presupuesto. Nada nos puede extrañar de los personeros de este gobierno que en reunión con una delegación universitaria expresaron que “la necesidad tiene cara de hereje”. No es de extrañar que en los próximos días, ahora que la Universidad resolvió la inscripción de las obras del Hospital al mecanismo de PPP, llegue la partida presupuestal.

Para nosotros existió y sigue existiendo otra alternativa pero que requiere un gran compromiso de todo el demos universitario. Y es a esto que hemos apostado impulsando el Comité por el Hospital de Clínicas en el cual se elaboró un proyecto de refuncionalización totalmente universitario y orientado a las necesidades educativas y asistenciales. A su vez la Universidad plantea un método de financiación para la obra contemplando los reparos del Poder Ejecutivo por los cuales no estaba dispuesto a financiar la obra. Y no se hizo otra cosa que oídos sordos a todos y cada uno de los planteos de nuestra Universidad, demostrando que el objetivo es y fue siempre utilizar el mecanismo PPP.

Para nosotros es fundamental seguir plantados firmes y no caer en la presión impuesta por el poder ejecutivo. A su vez la Universidad debe profundizar su campaña de concientización sobre la importancia del Hospital de Clínicas de cara a toda la sociedad, ya que el discurso hegemónico que se instaura desde el poder, es que el hospital se encuentra en este estado por culpa de la
gestión universitaria y niega de base que el problema esencial es el ahogo presupuestal. Y hoy comenzar a transitar la via de la PPP es un retroceso en este sentido, ya que cuando la universidad se quiera retirar (si es que es posible que lo haga) se encontrará en una situación política mucho más compleja para plantearle a la sociedad lo que está sucediendo. Seremos nosotros como Universidad quienes no hemos querido aceptar el financiamiento que nos ofrecían y al cual en un comienzo accedimos. En vez de plantear desde un comienzo que estamos privatizando nuestro hospital.

El accionar de los delegados al CDC por el orden docente, de los decanos y del rector son
repudiables. Negaron con su voto una postergación solicitada por el orden estudiantil y de
egresados, con el fin de poder trasladar la discusión a los consejos de muchas facultades que
aún no tienen posición clara al respecto. Muchos decanos tendrán que hacerse responsables de
su accionar luego, ya que está claro que no respondieron representando al órgano que los
mandata en el Consejo Directivo Central.

Sólo 9 votos afirmativos en un total de 20 consejeros, con Facultad de Economía y la Facultad de
Derecho no presentes en sala y con la negativa de los estudiantes, egresados y la Facultad de
Medicina es que se inicia un proceso de sentencia no sólo del Hospital de Clínicas sino de tal
vez, gran parte del presupuesto universitario futuro, ya que el gobierno no puede asumir el
compromiso de entregar los fondos que promete pues la obra trasciende el periodo de gobierno
actual.

Un hecho de tal relevancia para la vida nacional es resuelto de manera mezquina. Nunca hemos
ocultado nuestra posición, planteamos abiertamente el debate y hemos trabajando junto a
muchos de quienes votaron ingresar a las PPP para lograr otra alternativa. Nosotros no nos
rendimos, y no venderemos el rico patrimonio de los orientales al bajo precio de la
necesidad.

Este día puede marcar el comienzo de un proceso irreversible y el ingreso de todo el demos
universitario a una posición política muy compleja para enfrentar la privatización.
La alternativa real de financiación del nuevo hospital universitario siempre estuvo frente a
nuestras narices, a pesar de los intentos de dispersar el foco con nuevas caretas de viejas
consignas neoliberales que postulaban la superioridad de lo privado por sobre lo público.
Y la alternativa la encontramos precisamente en el Art. 85 de la Constitución de la República que
encomienda a la Asamblea General a “establecer las contribuciones necesarias para cubrir
los presupuestos, su distribución, el orden de su recaudación e inversión, y suprimir,
modificar o aumentar las existentes.” y que en particular “Dentro de los cinco primeros
meses de cada período legislativo, podrá, por el mismo quórum, establecer las
modificaciones que estime indispensables” (Art. 108).

El próximo año corresponde entonces una nueva Rendición de Cuentas, donde el Poder
Ejecutivo y el Poder Legislativo deberán decidir cómo y qué cosas financiar, y si definitivamente
pagarán la deuda histórica con el pueblo uruguayo y el hospital universitario o si seguirán
interesados en cumplir los estándares marcados por las agencias calificadoras de deuda.
Llamamos a redoblar la militancia para defender el “Hospital del Pueblo”, nosotros seguiremos
trabajando con firmeza en cada servicio universitario y con todo el pueblo en las calles para
lograr que la realidad sea distinta. Sepan todos que contarán con nosotros para construir el
Hospital de Clínicas que se merece el pueblo uruguayo.

Frente de Participación Estudiantil Susana Pintos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>