Uncategorized

Ante la situación política actual

La Ley de Presupuesto y sus sucesivas Rendiciones de Cuentas, se han discutido en un marco inamovible planteado por el ejecutivo de “consolidación fiscal”. Este eufemismo se utiliza para disfrazar lo que implica en los hechos un ajuste sobre la clase trabajadora del Uruguay, al golpear no sólo el salario directo (mediante la manipulación de la inflación y sus correctivos), sino también del salario indirecto (inversión en salud y educación públicas).

Sobre la base de bajar el déficit fiscal de 4 a 2,5% del PBI, lo cual representa un poco más de 800 millones de dólares, y así mantener contentas a la calificadoras de riesgos y “atraer inversión” a través la de Inversión Extranjera Directa, se busca retacear el necesario incremento en algunas áreas del Estado.

Otro elemento que condiciona el presupuesto, son los USD 100 millones anuales que dejará de volcar el BROU luego de la reforma de su carta orgánica acorde al acuerdo de Basilea. Ante esto se plantean algunas fuentes de financiamiento, como son el aumento de la tasa  consular (aranceles a la importación) del 2% al 3% en el MERCOSUR y del 2% al 5% en el resto, o los impuestos a juegos de azar (se gravan las rentas personales de quienes ganan los premios), aquellas apuestas en que la relación monto premio supere la relación 40 a 1 y el monto del premio supere los 70 mil pesos. Esto permitiría aumentar la recaudación en unos 113 millones de dólares anuales.

Este proyecto de Rendición de Cuentas, se plantea únicamente para el año 2018 y presenta incrementos para ANEP (50 millones de dólares), Udelar (12 millones de dólares) y el poder judicial (10 millones de dólares).

La Universidad solicitó para el año 2018, 179 millones de dólares, obteniendo con estos números menos de un 7% de satisfacción. Esto implica que los planes no podrán concretarse tampoco este año, incluyendo el programa de becas a estudiantes, y los acuerdos salariales de los funcionarios.

En los últimos días vimos ciertos cruces en el Parlamento con el objetivo de incrementar alguna de las asignaciones a costa de otros incisos del Presupuesto, para cumplir acuerdos en ANEP que igualmente son lejos los esperados.

Es necesario recalcar que ninguna de las propuestas sobre la mesa atacan el problema de fondo, ni molestan a “los poderosos”, son simplemente pequeñas concesiones que haría la burguesía con el objetivo de mantener controlado el descontento popular. Este es el rol que han tomado las dirigencias de muchos sindicatos, las cuales ante pequeños avances reivindican grandes victorias populares, mientras son los ricos quienes siguen lucrando a costilla del pueblo uruguayo.

El gobierno mantiene su postura servil a los intereses del capital internacional, dándole nuevos nichos de mercado con el objetivo de mantener su tasa de ganancia. En los hechos esto implica la ganancia a costa de los trabajadores, ya que son quienes financian en su mayoría al estado uruguayo (alrededor del 60% proviene del IVA).

En este sentido, dimos en conjunto con compañeros trabajadores, estudiantes, egresados y usuarios una fuerte lucha contra la propuesta de financiar las obras del Hospital Universitario a través de la Participación Público Privada. Una lucha llena de obstáculos, pero dando muestra que con organización y rebeldía se puede ganarle a los proyectos del capital.

El trabajo que nos queda no es menor, implica arrebatarle al gobierno los recursos necesarios para dignificar el Hospital. Existen propuestas viables a través de las cuales se podría financiar gran parte de la refuncionalización.

En el Parlamento se manejaron dos propuestas de financiamiento, la primera, reducir un subsidio a los Casinos del Estado que consiste en 10% de la ganancia bruta de los mismos, esto se traduce en aproximadamente 13 millones de dólares anuales y la segunda, el uso de parte del Fondo de Estabilización Energética de UTE, sin embargo ninguna de éstas tuvo eco en el oficialismo.

Finalmente, lo que aprobó la comisión de Presupuesto integrada con Hacienda de la cámara de Diputados, es una propuesta presentada por el diputado de Unidad Popular, Eduardo Rubio, que busca destinar ⅓ del subsidio de la cerveza y destinar esos fondos a la refuncionalización del Hospital.

Apelamos a la honestidad intelectual de los parlamentarios para la aprobación de una propuesta que viene desde la oposición. Esta victoria muestra la importancia de tener en este ámbitos voces que repliquen los reclamos populares.

Seguiremos luchando por más recursos en Educación Pública, reclamando lo justo y también lo prometido. Porque llegó el momento de mostrar con hechos que la educación es una prioridad, y no solamente una forma de juntar votos.

Porque defender los servicios públicos es una forma de luchar contra el sistema injusto, que busca mercantilizar todo y relega a condiciones indignas a los trabajadores de nuestros pueblos. Porque son éstos los verdaderos creadores de riqueza, y es por ellos que luchamos día a día.

Frente de Participación Estudiantil – Susana Pintos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>