El  20  de  setiembre  de  1968  a  las  cinco  de  la  tarde,  los  estudiantes  convocados  por  la  FEUU,  se reunían  en  el   Paraninfo  en  repudio  a  la  represión  desatada  el  día  anterior  contra  la  Facultad  de Medicina.  Allí,  por  primera   vez,  los  granaderos  dispararon  sobre  centenares  de jóvenes  los  “célebres chumbitos”, dejando un saldo numeroso de heridos.

Susana Pintos

Susana Pintos

Terminado  el  acto  se  decide  manifestar por 18 de julio y la represión no se hizo esperar, se desató con fiereza.

Otra  vez  centenares  de  estudiantes  son  heridos,  entre  ellos  Hugo  de  los  Santos, de  una  gravedad tal que  hizo  que  sus  compañeros  refugiados  en  la  Universidad,  portando  una  camisa  blanca  a  modo  de bandera, salieran en busca de la ambulancia del CASMU que se encontraba tras el cerco policial.

Susana Pintoses herida de muerte cuando en compañía de otros estudiantes procura sacar a Hugo.

Mas  tarde,  levantando  parcialmente  el  cerco,  fueron  trasladados  Susana  y  otros  compañeros  en  un camión  hacia  el  Hospital  de Clínicas.  En la  madrugada  del 21  de  setiembre  moría  una  muchacha que antes de entrar al quirófano se volvió para pedirle al enfermero que no dejase de avisar: a los compañeros, que estoy bien.

Susana  Inés   Pintos,  funcionaria  de  ANCAP,  estudiante  de  la  Escuela  de  la  Construcción  de  la Universidad  del Trabajo, tenía  27 años de edad cuando falleció víctima de una perdigonada. Dejó cinco hermanos  y  padres  enlutados  por su  desaparición. Cursaba  el segundo  año de  la carrera de ayudante técnico de arquitecto e ingeniero.

Llevaba  adelante  con  entusiasmo,  con  ardor,  con convicción,  todo  tipo  de tareas: su militancia gremial era  continua.  Era  secretaria  de  la  Asociación  de  Estudiantes  del  Instituto  de  Enseñanza  de  la Construcción,  pero  más  que secretaria,  era el  alma misma de la  Asociación. Su  actividad era tal,  que en  los  últimos  tiempos  había  caído  enferma,  e  incluso  tenía  licencia  de  30   días  en  ANCAP, precisamente  por  causa de su enfermedad.  Pero  ella  no quería  abandonar la  lucha  en  ningún  instante.

El médico le había prohibido toda actividad, pero ella le pidió que la dejaran por unos días más.

Artículos, El Frente

Vídeo A los compañeros, que estoy bien.

1 Comment

  1. Daniel Ponce de León

    Suerte con vuestro emprendimiento. En el pasado existieron diversas coordinaciones de agrupaciones estudiantiles que se nucleaban a partir de diferentes orientaciones y planteos con respecto a la política estudiantil. Sigan adelante que lo que falta es gente con ilusiones y sobre todo con utopías. Sin utopías el mundo no se cambia.

    Daniel Ponce – en ese momento secretario de propaganda de FEUU, integrante de la directiva del CEDA y delegado al Consejo Federal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>