Sobre el cobro de cursos de educación permanente en la FIC

Sobre el cobro de cursos de educación permanente en la FIC

FIC_EDUCACION_PERMANENTE

Educación gratuita, en todos los niveles!

El pasado mes de Junio la Asociación de Estudiantes de Ciencias de la Comunicación (AECCo-ASCEEP-FEUU) se manifestó en repudio al cobro de los Cursos de Educación Permanente en la recientemente creada Facultad de Información y Comunicación.

Amparándonos en la legislación vigente se hace manifiesta la ilegitimidad de la propuesta de cobro de derechos universitarios.  La Ley Orgánica de la UdelaR, mayor conquista del movimiento estudiantil organizado, establece _en su artículo 66: “los estudiantes que cursen sus estudios en las diversas dependencias de la Universidad de la República, no pagarán derechos de matriculas, exámenes ni ningún otro derecho universitario”.

La ex Licenciatura en Ciencias de la Comunicación, hoy partícipe de esta nueva institucionalidad, se mantuvo en el rol de excepción a la regla general que pauta en la Universidad respecto a la gratuidad de dichos cursos. Este factor que hace a la cultura del ya caducado servicio universitario de garantizar la gratuidad de la educación brindada en todos sus niveles, es hoy a los ojos de ciertos sectores un mero antecedente fácilmente olvidable.

Los estudiantes de Comunicación comprometidos con la construcción de una Universidad fervientemente gratuita y de libre acceso no partimos del desconocimiento de las problemáticas que dichos cursos han enfrentado desde hace largo tiempo. Se presenta una disparidad entre el número de inscriptos y el número que efectivamente concurre, lo cual hace que la inversión presupuestal hecha no sea redituable académicamente. Frente a este panorama, propusimos en 2013 aplicar medidas de restricción académica que garanticen la concurrencia, pero nunca de corte económicas. Esto es que si cualquier estudiante se matricula a un curso x y no asiste al mismo durante cierto período de tiempo no pueda matricularse a otro curso de estas características.

Son diversos los factores que hoy constituyen el techo de cristal para retomar en la práctica el principio de gratuidad en nuestra Universidad. Por un lado, la pérdida de autonomía de la misma frente al Poder Ejecutivo. Este decide a qué líneas programáticas volcará sus fondos en cada rendición de cuentas y esto hace que en los hechos operantes ciertas funciones universitarias sean vaciadas de presupuesto nuevo para desarrollarse. La Educación Permanente y la Enseñanza de Postgrado son claros ejemplos de este ahogo presupuestal.

También existe una tendencia, enmarcada en los nuevos planes de estudios, a rebajar el contenido de las carreras en la enseñanza de grado, generando así la necesidad de cursar posgrados o cursos de educación permanente para ampliar y profundizar los conocimientos, que en su mayoría son pagos.

Consideramos también que la enseñanza de grado cuenta con un presupuesto insuficiente para afrontar el desafío de los nuevos planes de estudio y de una matrícula que crece exorbitantemente; y creemos que esta cuestión es capital para entender los conflictos estudiantiles que se han dado en este año (Facultad de Psicología, FIC).

Por otro lado, se encuentra el antecedente que fija lo establecido en la Ordenanza de Postgrado (de la época de Guarga) sobre la permisibilidad de cobrar matrícula a aquellos postgrados de corte profesionalizarte. Artículo 10 –“Las actividades reglamentadas por esta Ordenanza, así como los títulos y certificados de estudios otorgados, serán gratuitos (Ley N1 12.549, artículo 66). Podrán ser objeto de cobro de derechos universitarios, las actividades de posgrado que culminen en diplomas, especializaciones y maestrías de perfil preponderantemente profesional (Ley N1 12.549, artículo 66).”

Por último, pero no menos importante, la tendencia a naturalizar ciertas realidades que emanan de algunos sectores universitarios. Esto puede verse reflejado quizás, en este caso concreto, en determinadas declaraciones que cuestionan e infantilizan nuestro posicionamiento frente al tema y las medidas que hemos tomado. No admitimos bajo ningún concepto que bajo una actitud iluminista se declare que la gratuidad en determinados niveles de la educación es un tema obsoleto.

Frente a esto y dado que consideramos vital el dictado de los cursos de Educación Permanente en cuanto que actualizan y profundizan en el área de conocimiento pertinente, consideramos inminente un debate profundo a nivel estudiantil, que permita visualizar soluciones colectivas y de gran respaldo  para palear esta problemática, y todas las que rodean la actual coyuntura universitaria.

Artículo publicado en A los compañeros – N°2 Agosto 2014

 

No Comments

Add your comment