¿No será mucho?

¿No será mucho?

Estamos en el año del armado de la Ley de Presupuesto, año clave en la definición del rumbo que tendrá el país por los próximos 5 años. Momento donde los estudiantes damos un lucha frontal sobre cómo recauda y en qué invierte el Estado.

Este año una vez más, exigimos el 6% del PBI para ANEP y UdelaR, un reclamo necesario, posible y urgente.

También realizamos el pedido impostergable de que el Hospital de Clínicas reciba el presupuesto necesario para poder realizar la asistencia, la docencia y la investigación a la altura de sus cometidos.

Desde la creación del Hospital de Clínicas (HC), su existencia y su pertenencia a la UdelaR ha sido criticada y boicoteada por quienes se han visto afectado de distintas formas por su existencia. Tanto los empresarios de la Salud, que no quieren una competencia de calidad como lo es el Clínicas, como la visión liberal de los distintos gobiernos que han pasado, que ven un Hospital que no se mueve bajo las reglas del mercado y consideran que el mismo es un gasto innecesario de recursos.

Sin embargo, las luchas estudiantiles junto a los trabajadores del Hospital (tanto médicos como no médicos) y el apoyo del pueblo, han hecho permanecer al Hospital en pie, a pesar de los grandes ahogos presupuestales.

Para tener una idea de la importancia que tiene hoy el Hospital de Clínicas, en el aporte a la Salud de los Uruguayos, es preciso conocer algunos números. El Clínicas realiza anualmente: 133987 consultas externas, 47977 consultas de emergencia, 5063 cirugías y 846 partos. Cuenta con 362 camas de internación y con casi 4000 trabajadores. En comparación con los otros dos grandes Hospitales de Montevideo, Maciel y Pasteur, el Clínicas atiende el 41% de las consultas de emergencias y de policlínicas mientras que el Maciel y el Pasteur atienden el 29% cada uno. Con respecto a las cirugías el Clínicas realiza el 41% mientras que el Maciel y el Pasteur el 22% y el 37% respectivamente.[1]

El gobierno, ha dicho que el aporte del Hospital de Clínicas a la Salud es despreciable y ha criticado duramente al Hospital. Sin embargo el Clínicas ha sobrevivido, realizando todo lo mencionado anteriormente, con un escaso presupuesto universitario y recibiendo casi nada de recursos a través del rubro Salud.

Recordemos que en el año 2007 con la creación del Sistema Nacional Integrado de Salud (SNIS) se dejó explícitamente por fuera al HC a pesar de su importancia.

La presidenta de ASSE, en una entrevista realizada por El País, ha manifestado estar en contra de que el Clínicas obtenga financiamiento por salud y enuncia que debe recibir únicamente presupuesto a través de la Universidad. Ahora nos preguntamos, ¿el gobierno no sabe que el Clínicas en el último quinquenio recibió sólo el 16% del presupuesto que solicitó a través de la Universidad?

¿Cómo pretende el gobierno que el Hospital de Clínicas funcione mejor, si es el mismo el que se lo impide a través del escaso presupuesto que le ha otorgado una y otra vez?

Este ahogo presupuestal no solo ha repercutido fuertemente en el salario de los trabajadores médicos y no médicos del Clínicas, que tienen salarios muy por debajo que sus pares en cualquier otro Hospital del país. Peor aún son las condiciones de internación de los pacientes, internados en salas de 12 personas que comparten un baño, donde las paredes se caen y el personal de enfermería, médico y de otras áreas es muy insuficiente.

Gato por liebre

La vedette del gobierno es el nuevo Sistema Nacional Integrado de Salud, que dejó por fuera del mismo a la Universidad de la República, ocultando su gran aporte asistencial.

La Universidad invierte parte importante de su magro presupuesto para contribuir con la salud de los uruguayos. Por ejemplo: el 90% del presupuesto del Clínicas se destina a asistencia. La Facultad de Medicina invierte el 34% de su presupuesto en asistencia, a través de los docentes que sostienen otros Hospitales públicos como el Maciel, el Pasteur y el Pereira Rossell o las policlínicas periféricas.

También la Universidad se hace cargo de parte del gran debe de este Sistema de Salud, la salud bucal, a través de la Facultad de Odontología que destina el 68,6% de su presupuesto en tareas asistenciales.

La Facultad de Psicología invierte el 38,7% y la de Enfermería el 18,5%[2]

Es momento de decir basta, de exigirle al gobierno que además del presupuesto por educación, es imperioso y urgente que el Clínicas y la UdelaR reciban presupuesto por asistencia.

Además es impostergable la inversión en la reestructura del edificio del Clínicas, que permita tener un lugar digno de internación, de trabajo y de estudio.

No hay excusas, la decisión la tiene el Gobierno. ¿No será mucho $0 por asistencia? ¿No será mucho solo el 16% del presupuesto solicitado para el Hospital? ¿No será mucho dejar por fuera del SNIS al Clínicas?

Exigimos el 6% del PBI para ANEP y UdelaR

Exigimos doble financiación para el Hospital de Clínicas, a través de educación y a través de salud y su verdadera inserción al SNIS

Exigimos financiación para la reestructura edilicia del Clínicas

¿Hasta cuándo la Universidad va a realizar y sostener gran parte del Sistema Sanitario del Uruguay sin recibir presupuesto por ello?

¿Hasta cuando la educación pública va a sufrir el ahogo presupuestal?

¡No hay excusas!

Malena Pintos

[1]PRESUPUESTO DEL HOSPITAL DE CLÍNICAS, PLAN DE ATENCIÓN A LA SALUD, 2016-19 CPP UdelaR

[2] Resumen-Gasto-Asistencial-Servicios-Planeamiento UdelaR

fpe 1

Comments: 1

  1. oscar pintos dice:

    Sería bueno explicitar las razones de porqué esto pasa, porque por algo pasa, verdad?

Add your comment